Diferencia e ingesta nutricional - cHlorella y espirulina

CONTRIBUCIÓN NUTRICIONAL

La Chlorella, al igual que la Espirulina, son excelentes fuentes de proteínas digeribles y contienen los nueve aminoácidos esenciales que el cuerpo no puede fabricar y deben encontrarse en nuestra dieta.

Al crecer en un estanque de agua dulce, estas dos microalgas no contienen yodo y su contenido en sodio es reducido.

Tanto la Chlorella como la Espirulina contienen elementos esenciales para el buen funcionamiento del organismo.

Información nutricional

Clorella

Espirulina

Unidades

Proteína 55 à 70 55 à 70 g/100g
Calcio 180 à 220 400 à 600 mg/100g
Hierro 155 à 175   50 à 100  mg/100g
Magnesio  260 à 300  300 à 400  mg/100g
Clorofila  3 650 à 4 750  +/- 1 000  mg/100g
SOD (superóxido dismutasa)  -  400 000 à 500 000  UI[A]/100g
GLA (ácido gamma-linolénico) 400 à 700 +/- 1 000 mg/100g
Ficocianina - 12 000 à 14 000 mg/100g
Fibras 8 000 à 9 000 7 000 à 9 000 mg/100g
Carotenoides 100 à 120 300 à 400 mg/100g
Vitamina B3 (niacina) 30 à 35 14 à 17,5 mg/100g
Vitamina B6 (piridoxina) 1,6 à 3 0,8 à 4 mg/100g
Vitamina B9 (ácido fólico) 2 à 2,8 10 mcg/100g
Vitamina C (acide ascorbique) 45 à 55 - mg/100g

En la Chlorella, observamos una concentración excepcional de clorofila y luteína. La Chlorella es la planta que contiene la mayor cantidad de clorofila y luteína del planeta. (Luteína > 150mg/100g, Clorofila > 3.000mg/100g).

LAS PRINCIPALES DIFERENCIAS ENTRE LA CHLORELLA Y LA ESPIRULINA

La Chlorella y la Espirulina aportan cada una ácidos grasos poliinsaturados en proporciones diferentes y complementarias. La Chlorella contiene Omega 3 (como los que se encuentran en la linaza) mientras que en la Espirulina encontramos Omega 6.

La espirulina es rica en ficocianina: un raro pigmento azul-verde inmunoestimulante y potente antioxidante. La Chlorella no contiene ficocianina pero contiene clorofila, un potente antioxidante también muy activo. La Chlorella es muy popular especialmente para desintoxicar el cuerpo y estimular la actividad del hígado.

Como la membrana celular de la Chlorella contiene fibras no asimilables (16 a 20%), la Chlorella será preferida por aquellos que quieran reequilibrar o estimular su tránsito intestinal. Como la Espirulina no tiene membrana celulósica, será más fácilmente digerible que la Chlorella y será preferida por los deportistas; además, la Espirulina puede luchar contra la fatiga muscular y restaurar la energía y la vitalidad.

La espirulina es más rica en carotenoides, de ahí su efecto protector esencial para mantener una buena salud y protege las células de los efectos del envejecimiento. En estudios recientes, los carotenoides también han sido identificados como protectores primarios del sistema cardiovascular.

La absorción del hierro contenido en la Chlorella y la Espirulina es al menos 5 veces más eficaz que la de la carne. 3 g de Chlorella o 5 g de Espirulina aportan entre 4 y 5 mg de hierro bioasimilable y corresponden a cerca del 50% de la ingesta diaria recomendada para mayores de 50 años.1

Se prefiere la Chlorella por su mejor aporte de hierro.

La Chlorella contiene B12, 100% bioasimilable y activa, en comparación con la Espirulina, que también contiene B12 p.c. parcialmente asimilable, considerada análoga y, por tanto, menos activa para el ser humano.2

 

 

1 Dietary Reference Intakes for Vitamin C, Vitamin E, Selenium, and Carotenoids, 2000. Food and Nutrition Board, Institute of Medicine.
2 Watanabe 1999, 2007.

Chlorella

  • Estimula el sistema inmunológico
  • Bienestar general
  • Combate el estreñimiento
  • Reduce la presión arterial y el colesterol malo
  • Apto para vegetarianos

Espirulina

  • Estimula el sistema inmunológico
  • Efecto antioxidante y antienvejecimiento
  • Reduce la presión arterial y el colesterol malo
  • Mejora el rendimiento muscular
  • Apto para vegetarianos

Además, investigadores chinos han demostrado que la ficocianina, un pigmento proteico respiratorio exclusivo de la Espirulina, interviene en la médula ósea estimulando la evolución y la diferenciación de las células madre de las líneas sanguíneas roja y blanca.3

Una muestra de voluntarios ligeramente hipertensos consumió Chlorella durante dos meses y notó una reducción y una estabilización de su presión arterial, así como una reducción del colesterol LDL ("malo").4

3 Zhang et al. - Effects of polysaccharide and phycocyanin from spirulina on peripheral blood and hematopoietic system of bone marrow in mice, Proc. of Second Asia pacific conf. on algal biotech, Univ. of Malaysia, 1994.
4Merchant et al. - Nutritional supplementation with chlorella p For mild to moderate hypertension, J. Med. Food, 2002, 5(3):141-52