ESENCIALES DE LA ESPIRULINA - ASPECTOS DESTACADOS

La Espirulina es una de las fuentes alimentarias más antiguas que se remonta a más de 3.000 millones de años. Es un alimento que contiene más del 65% de proteínas y requiere menos agua para producirla en comparación con la producción de soja, huevos y carne de vacuno con el coste ecológico que conocemos. Es una fuente de alimento excepcional con cualidades nutricionales inigualables: es una de las fuentes más importantes de betacaroteno; contiene todos los aminoácidos en buena proporción y fácilmente sintetizables por el organismo; su contenido en hierro, que combate la anemia, es también muy digerible; contiene varias vitaminas del grupo B, entre ellas la B12. En resumen, la espirulina se asimila fácilmente sin necesidad de cocción, una ventaja muy práctica y saludable

Su alto contenido en ficocianinas, casi el 20% de su peso, representa un "alimento cerebral" excepcional que actúa sobre los neurotransmisores. Es antioxidante, estimulante inmunitario, antiinflamatorio, antialérgico y, por último, regenera el hígado.

(ver el caso de los 270 niños irradiados por Chernóbil, tratados de 3 a 6 meses, el 80% no desarrolló cáncer de tiroides a diferencia de otros niños no tratados).